Los grupos nos posibilitan explorar situaciones de dificultad desde diferentes ópticas, trabajando sobre la propia experiencia y la relación con los otros. Nos permite poner en juego nuestra forma de relacionarnos y de estar en el mundo en un espacio de respeto y cuidado. Así podemos conocernos mejor y experimentar nuevos patrones a través de nuestro propio trabajo en el grupo.